NO TE RINDAS.

MALVINAS LA VICTORIA PENDIENTE


No te rindas.

Valió el fuego y el hielo, las noches sin descanso, los días en camino.
Valió acampar a la intemperie con la Gloria, desafiar con orgullo al prepotente, izar nuestro estandarte donde cuadra, ejercitar la hidalguía como un hábito, frente al asombro de los habituados al mal y al extravío.
Valió asistir al vuelo de los héroes; presenciar el temor del enemigo.
Valió entender que se es capaz de estar presente aunque se ciernan todos los peligros –solo entre la nieve soberana, solo entre las rocas y entre el frío- aunque el mundo, a lo lejos, se duerma ajeno con sus propios ruidos. Podrán aventajarnos en las fuerzas, pero no en el Destino.
No te rindas.
Valió la Pascua esperando al invasor. Nunca en la Argentina de estos tiempos tuvo tanto sentido aquella nueva y eterna Resurrección de Jesucristo.
Valió consagrar a María –Madre y Reina– nuestras tierras robadas por una reina impía. Valió, también, vivir el 25 de mayo en pie de guerra. Se entendió entonces, porqué la Patria es ante todo, su Historia Verdadera, porque es la obra de la Cruz y de la Espada.
No te rindas. No olvides. No hagas fugaz lo perenne ni venzas el espíritu invencible.
Valió comprobar que existen los milagros, que la hazaña desfila todavía; que el mando es de los Jefes que comandan; que no puede ordenar el cobarde, ni regir el incapaz de valentía. La milicia es un don que no admite a los tibios. Sólo el coraje distingue y jerarquiza.
No te rindas.
Valió la Fe creciendo con los riesgos, las misas del domingo entre peleas –el sacrificio sobre el Sacrificio–; el reparar los nombres de las Islas, la amistad en un alba centinela.
Valió la sed, el hambre, la fatiga. Y sobre todo… valió la sangre y la muerte batallando. El testimonio irreversible de todos los caídos. El ejemplo para siempre de los que no regresaron nunca. Porque morir en la avanzada es ser lumbre y simiente, es convertirse en promesa del Triunfo.
Por ellos y por eso, no te rindas. No acates las noticias del desbande, no escuches el silencio de los cómplices, no consientas marchar hacia el abismo; no creas a los prometedores de éxitos que ya son fracasos. Que no te engañen con la paz sin honra, con la tranquilidad afrentosa y el reposo sin honor y sin grandeza. No existe la Argentina si existe derrumbada. No queremos la tregua del sentenciado; queremos la vigilia tensa, armada.
No te rindas ahora, Combatiente. Caballero de la Orden Redentora de la Patria Cautiva. No entregues la Esperanza. HAY QUE VOLVER. Para escarmentar a los perjuros, para restablecer en todos los espacios el tiempo de la hombría, para que despunte el Nuevo Amanecer. Para ser fieles, continuar y volver… Los enemigos internos y externos nos han tomado de rehén a la Victoria.

Antonio Caponnetto

Comparte este publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email