UN CABALLO DE TROYA

Carta del Tcnel (R) Emilio Nani, veterano de guerra de Malvinas y de la recuperación del Regimiento de La Tablada.

 

Sr. Director­

­­No sé en qué puede mejorar el Colegio Público de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires en manos de Ricardo Gil Lavedra, un cómplice del cabecilla del Movimiento Todos por la Patria, Enrique Haroldo Gorriarán Merlo, en el ataque a los cuarteles de La Tablada, perpetrado el 23 de Enero de 1989, en el que fueron asesinados 11 miembros de las Fuerzas Armadas y de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, entre ellos cuatro soldados conscriptos desarmados.­

Este oscuro personaje jamás dio explicaciones respecto de su relación con Gorriarán Merlo quien, en sus Memorias, dijo que “cada vez que ingresaba al país, (en forma clandestina dado, que era requerido por la Justicia por sus crímenes cometidos durante la década del ’70, como líder del Ejército Revolucionario del Pueblo), se reunía con Ricardo Gil Lavedra y con Enrique Coti Nosiglia”.­

Son varios los “olvidos” de Gil Lavedra:­

* Insultó la memoria de las víctimas del terrorismo echándole la culpa a los militares. Se olvidó de que su partido votó unánimemente por el indulto a los terroristas juzgados, con la ley en la mano, por la Cámara Federal en lo Penal, presidencia de Héctor Cámpora. La mayor parte de los atentados ocurrieron durante gobiernos constitucionales.­

* Se olvidó de que se prometió un “Nunca Más” sobre el accionar de las organizaciones terrorista, que nunca se llevó a cabo.­

* Se olvidó de que Raúl Alfonsín (padre de una erpiana) fue abogado de Olga Montanaro, secuestradora del empresario asesinado, Oberdán Sallustro.­

* Se olvidó de que la Junta Coordinadora Radical, Rama Capital, planeó el ataque a los cuarteles de La Tablada en 1989; de las relaciones de Nosiglia con Baños y Provenzano; y de las probadas relaciones del gobierno con la organización terrorista Movimiento Todos por la Patria.­

* Se olvidó de que la Secretaría de la Presidencia a cargo de Carlos Becerra estaba llena de erpianos.­

* Se olvidó del indulto de Alfonsín a los asesinos de la familia Viola.­

* Se olvidó de que integró un partido político con Humberto Tumuni, miembro de las Brigadas Rojas de Italia y del Ejército Revolucionario del Pueblo, grupos terroristas responsables de innumerables crímenes en Italia y Argentina.­

* Y, como si todo ésto fuera poco, integró la Cámara Federal de la Capital Federal que, para juzgar a los Comandantes del Proceso Militar, no dudó en vulnerar cuanta norma constitucional y jurídica existe para consumar el proceso de venganza iniciado por Raúl Alfonsín, comenzando el largo recorrido de la destrucción del Estado de Derecho en la Argentina, el que perdura y agrava día a día. Sólo hay que leer el libro de José “Pepe” Eliaschev, “Los hombres del juicio”, para darse cuenta de la gravedad de las tropelías cometidas por jueces y fiscales. Funcionarios con memoria corta, con moral floja y facilidad para mentir y lavarse las manos.­

­Tcnel (R) Emilio Nani, veterano de guerra de Malvinas y de la recuperación del Regimiento de La Tablada.­

Publicada en el diario LA PRENSA el 4/05/2022

Comparte este publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email