¿Por qué callan?

¿Por qué callan?*
En 2008 jueces, legisladores y organizaciones de DD.HH. repudiaron el fallo de la Cámara de Casación que dispuso la excarcelación de imputados por delitos denominados de lesa humanidad que superaban los cinco años de detención sin sentencia. Cristina Fernández calificó ese fallo como un episodio que avergüenza a la Argentina y a la humanidad, y el entonces secretario de Derechos Humanos, Eduardo Duhalde, pidió el juicio político de esos jueces. Desde que comenzaron las causas por corrupción se formulan críticas sobre el uso abusivo de la prisión preventiva, recordando que es una medida excepcional porque se priva de libertad a quien aún conserva su estado de inocencia, que recién se pierde cuando la condena queda firme. Bienvenido sea que empecemos a sacar de la oscuridad adonde fueron arrojados, desde que se reabrieron las causas por los llamados delitos de lesa humanidad, los principios que sostienen todo el orden jurídico. Pero les pregunto a aquellos que hoy se rasgan las vestiduras: ¿por qué siguen callando y nada dicen respecto de aquellos que por hechos ocurridos en los años 70 padecen prisiones preventivas que llegan a los diez años? Es hora de rescatar también del lodazal adonde fue expulsado, entre otros, el principio de igualdad ante la ley.
María Laura Olea
   DNI 13.968.163

* Carta publicada en la sección “Cartas & mails” del diario LA NACION el 26.09.19.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*