LLEGA A SU FIN OTRO JUICIO CIRCENSE

 

LLEGA A SU FIN OTRO JUICIO CIRCENSE

Sin sorpresas y con dos horas de retraso se leyó la última entrega de la saga ESMA, juicio de “lesa” legalidad.

Los familiares debieron luchar a empujones por ingresar a la sala de audiencia pues no estaba previsto que presenciaran el linchamiento. Los lugares se habían predestinado a periodistas y “militantes” de DDHH. Los jueces no se encuentran cómodos entre críticos de sus malos actos.

 

Perpetuas y más perpetuas con la reiteración en cada frase de que se trataba de “perseguidos políticos” los montoneros y erpianos también llamados “víctimas”.

La única sorpresa fue la absolución del piloto Julio Poch, quien se encuentra privado de su libertad desde septiembre de 2009, cuando fue detenido en Valencia, España. Extraditado a la Argentina, nunca se le concedió la excarcelación ni la prisión domiciliaria. Para los acusados de “lesa” no existe el beneficio de la duda. Hoy fue absuelto, con la mirada atenta de funcionarios y periodistas holandeses que siguieron de cerca su caso pues Julio Poch adoptó esa ciudadanía.

En la foto, Chichita (90) madre del Capitán Astiz busca con la vista a su hijo en el piso de abajo, minutos antes de que fuera condenado nuevamente a perpetua por hechos en los que no estuvo ni pudo estar presente a los 23 años de edad.

 

 

Comparte este publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email