La izquierda latinoamericana se apropia de los Derechos Humanos

La izquierda latinoamericana se apropia de los Derechos Humanos

El 5 de este mes de noviembre Mary Anastasia O´Grady publicó un interesante artículo sobre este tema en el Wall Street Journal. Comienza señalando que la invocación de “Memoria, Verdad y Justicia”, lema bajo el cual se realizó un reciente evento de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en la ciudad de Montevideo, evoca un intento de recordar, reconocer y registrar las violaciones a los derechos humanos, y reconciliar a las sociedades.

Pero no fue eso – dice – lo sucedido en el encuentro aludido, cosa que podía ser previsible habida cuenta de la presencia de un grupo de representantes de la dictadura venezolana.

Había también – relata – seis argentinos en representación de organizaciones que trabajan para asegurar el debido proceso, el trato humanitario y la igualdad ante la ley en favor de quienes combatieron a la subversión y se encuentran hoy encarcelados. Una de aquellas personas, María Elena García, le relató lo sucedido cuando el abogado Guillermo Fanego quiso exponer sobre la necesidad de que la memoria sea completa, no parcial: interrumpido por gritos, agravios, amenazas y empujones, y con la complicidad silenciosa del Secretario Ejecutivo de la Comisión, Paulo Abräu, fue expulsado a viva fuerza junto con los otros seis.

O’Grady pidió explicaciones a la Comisión, obteniendo las de una consultora de ese organismo, Renata Barreto Preturlan, quien describió a los argentinos como representantes y familiares de oficiales condenados, aseguró que los argentinos pudieron hablar como los demás, y excusó la responsabilidad de la Comisión por hechos de terceros.

Aseveraciones que no convencen a la periodista, quien reflexiona sobre esas tres aseveraciones remarcando: que lo que en definitiva los argentinos sólo pedían era que se aclarase la historia completa del país; que la igualdad de oportunidades de hablar no parece cierta visto que a los demás concurrentes nadie los echó del lugar; y que la Comisión debe proteger los puntos de vista y el derecho a hablar de las minorías.

Por eso, concluye, todo indica que en esta primera reunión de la Comisión su trabajo aparece ya comprometido por la izquierda, por lo que resulta previsible que desembocará más en venganza que en reconciliación.

El artículo completo puede leerse en: https://www.wsj.com/articles/the-latin-left-hijacks-human-rights-1509907715

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*