LA FUERZA DE LA VERDAD

“OPINIONES -De pluma ajena”

Estimado lector:

Nuestra Asociación lleva más de 10 años denunciando la mentira instalada en la Argentina, sobre la cual se ha construido la miseria cultural, económica y política que nos agobia y los jueces – incluida la Corte Suprema – han ejercido venganza en reemplazo de justicia.

Esto ha causado muertes y daños inmensos, infligiendo una herida a la Patria que no deja de sangrar. Violencia, en suma, confirmando lo escrito por Solzhenitsyn: “…la violencia no vive en soledad y no es capaz de vivir sola: necesita estar entremezclada con la mentira. Entre ambas existe el más íntimo y el más profundo de los vínculos naturales. La violencia halla su único resguardo en la mentira y el único soporte de la mentira es la violencia. Cualquier persona que ha hecho de la violencia su método, inexorablemente debe elegir a la mentira como su principio.”

Acaba de anunciarse que la señora Carlotto y su entidad nucleadora de abuelas, en alianza con políticos y diputados incluso del partido gobernante, está impulsando en el Congreso un proyecto para hacer de la mentira una obligación legal.

Precisamente por ello hemos elegido para esta sección “Opiniones. De pluma ajena”  el artículo firmado por Pablo López Herrera y publicado en el blog Prudentia Politica.

Disquisiciones sobre un texto de Alexander Solzhenitsyn de 1974

Posted: 21 Mar 2019 05:26 PM PDT  Blog Prudentia Politica

 

 

La fuerza de la verdad

 

Por Pablo López Herrera

 

Marzo de 2019

 

A fines de 1973 está a punto de culminar el período de veinte años desde la muerte de Stalin. En 1970, a los cincuenta años, ha fundado su familia con Natalia Svetlova, veinte años menor, matemática, disidente, dactilógrafa y entregada totalmente al escritor desde el primer encuentro. De esa unión han nacido sus tres hijos, Ermolai (19719, Ignat (1972) y Stepan (1973). 

 

Solzhenitsyn ha realizado su inserción social luego de su paso por el Gulag y del exilio interior, y ha pasado del anonimato al otorgamiento del premio Nobel de literatura en octubre de 1970, constituyendo una verdadera molestia para el régimen comunista.

 

En su camino de entrega personal a la vocación “político literaria” y como parte de ella, Solzhenitsyn participa en el circuito del “samizdat”, donde circulan sus escritos. Entre ellos se cuenta el texto terminado en septiembre de 1973, pocos meses antes de su destierro, que publicará el Washington Post el 18 de febrero de 1974: Vivir sin mentira, que tiene un mensaje que sigue vigente, transcurrido ya casi medio siglo. En él, destaca la importancia de la lucha contra la mentira como método de lucha contra la violencia, que quizá sea un más profundo enemigo de la paz que la propia guerra.

 

Ya en el discurso escrito con motivo del otorgamiento del premio Nobel analiza el escritor esta relación entre violencia y mentira: “la violencia no vive en soledad y no es capaz de vivir sola: necesita estar entremezclada con la mentira. Entre ambas existe el más íntimo y el más profundo de los vínculos naturales. La violencia halla su único resguardo en la mentira y el único soporte de la mentira es la violencia. Cualquier persona que ha hecho de la violencia su método, inexorablemente debe elegir a la mentira como su principio. En sus inicios, la violencia actúa abiertamente y hasta con orgullo. Pero, ni bien se vuelve fuerte y firmemente establecida, siente la rarefacción del aire que la circunda y no puede seguir existiendo si no es en una neblina de mentiras revestidas de demagogia. No siempre, no necesariamente aprieta abiertamente los cuellos; es más frecuente que exija de sus súbditos solamente un juramento de lealtad a la mentira; solamente una complicidad en la falsedad.”

 

Pero el arte tiene su función y el artista, especialmente el escritor, siempre que asuma esa responsabilidad con valentía, desempeña en la lucha contra la mentira el rol de “causa eficiente”: “¡El simple paso de un simple hombre valiente es no participar de la falsedad, no apoyar falsas acciones! Que la mentira ingrese al mundo, que incluso reine en el mundo – pero no con mi ayuda. No obstante, los escritores y los artistas pueden lograr más: ¡pueden vencer a la falsedad! ¡En la lucha contra la falsedad el arte siempre ha vencido y siempre vence! ¡Abiertamente, irrefutablemente para todo el mundo! La falsedad puede ofrecer resistencia a muchas cosas en este mundo, pero no al arte.”

 

“Vivir sin mentira” es equivalente a “vivir en la verdad”, lo que por un lado es coherente con el “realismo ontológico y filosófico” del escritor, pero también le suministra el marco de referencia adecuado a todo el que elija ese “camino de la verdad”, para estar bien “ubicado” en la vida y que la aguja de su brújula señale siempre al norte… En el terreno puramente político, es un buen punto de partida para participar en la sustitución del régimen comunista sobre bases sólidas, objetivas y pacíficas, que es la inquietud permanente del escritor.

 

Para el escritor se trata de poner en marcha un proceso. ¿Cómo? Lo primero –como siempre- es ubicarse en la situación y sus causas: ¿dónde estamos?, pues ni más ni menos que casi tocando el fondo… “hemos sido adoctrinados en cursos políticos, y de la misma manera se fomentó la idea de vivir cómodamente, y que así todo vaya bien para el resto de nuestra vida.” Pero con todo lo que sucedió las consecuencias del error comunista son claras y evidentes: “Ahora que las hachas han hecho su trabajo, cuando todo lo que se sembró ha brotado de nuevo, vemos cómo se equivocaron aquellos jóvenes presuntuosos que creyeron que a través del terror, de la rebelión sangrienta y de la guerra civil harían de nuestro país un lugar digno y feliz.”

 

Pero el proceso no es muy atrayente para un hombre deshumanizado,  necesitado de “permanecer en la manada” (hoy diríamos en la corrección política) por temor a explorar nuevos caminos en soledad y carente de fuerzas. Se pregunta Solzhenitsyn: “¿carecemos de fuerza? nos han robado la esperanza, y hemos sido tan deshumanizados que por una modesta ración de comida diaria estamos dispuestos a abandonar todos nuestros principios, nuestras almas, así como todos los esfuerzos que realizaron nuestros predecesores y todas las oportunidades para nuestros descendientes. No queremos que molesten a nuestra frágil existencia. Carecemos de firmeza, de orgullo y de entusiasmo. No tememos ni a la muerte universal por las bombas nucleares ni a una Tercera Guerra Mundial, y ya nos hemos refugiado en las grietas. Sólo tememos a los actos de valor civil. Sólo tememos separarnos de la manada y dar un paso solos, y encontrarnos de pronto sin pan blanco, sin calefacción y sin estar empadronados…”

 

En 1973 faltan veinte años todavía para el cambio de sistema. En ese contexto Solzhenitsyn se interroga si es posible hacer algo en la Unión Soviética con el comunismo. Y si se puede hacer algo, qué es lo que se puede hacer. Su respuesta es que luchando contra la mentira es posible “hacerlo todo”, aunque todavía “no hayamos madurado lo suficiente como para dirigirnos a las plazas a gritar la verdad o a expresar en voz alta lo que pensamos.” Sabemos que los actos de coraje externo y visible no son necesarios siempre y para todos, pero también somos conscientes  que “…nada sucederá mientras sigamos reconociendo, alabando y fortaleciendo… el más perceptible de sus aspectos: la mentira.”

 

La relación personal con la verdad y la mentira constituyen entonces el fondo de este mensaje que destaca la responsabilidad de todos en la lucha por la verdad: “la violencia… nos pide obedecer a la mentira y participar diariamente en la mentira– Toda la lealtad exigida descansa en esto. Y la salida más simple y más accesible a la liberación de la mentira descansa precisamente en esto: ninguna colaboración personal con la mentira. Aunque la mentira lo oculte todo y todo lo abarque, no será con mi ayuda. Porque cuando los hombres renuncian a mentir, la mentira sencillamente muere.”

 

La perspectiva que presenta Solzhenitsyn muestra hacia el futuro no es un camino de rosas, pero es el que hay que recorrer: “es peligroso, pero déjennos negarnos a decir lo que no pensamos. Este es nuestro camino, el más fácil y accesible, el que tiene en cuenta nuestra arraigada, inherente cobardía.” Para “Vivir sin mentira”, “….cada uno, en su intimidad, debe realizar una elección: o seguir siendo siervo de la mentira voluntariamente… o despreciar la mentira y volverse un hombre honesto y digno de respeto tanto para los hijos como para los contemporáneos.”

 

Su programa mínimo incluye una guía tentativa de instrucciones que no incluye “todas las desviaciones posibles y necesarias de la falsedad, pero una persona que se vaya purificando fácilmente sabrá distinguir otros supuestos.”

 

Así, a partir de ese momento, (quien se pliegue a la lucha)

– No escribirá, firmará o imprimirá por ningún medio una sola frase que, en su opinión, deforme la verdad.

– No dirá esa misma frase ni en público ni en privado, ni por sí mismo ni por instigación de otro, ni como agitador, profesor, educador, ni siquiera como actor.

– No representará, adoptará o difundirá una sola idea que considere falsa, o que distorsione la verdad, ya sea a través de la pintura, la escultura, la fotografía, la técnica o la música.

– No citará fuera de contexto, ni oralmente ni por escrito, sólo por complacer a alguien, o para enriquecerse, o por lograr éxito en su trabajo, una idea que no comparta o que no refleje con precisión el asunto en cuestión.

– No se obligará a asistir a manifestaciones o a reuniones contra su voluntad, y tampoco levantará ningún cartel o eslogan que no acepte completamente.

-No levantará la mano para votar a favor de una propuesta con la que no simpatice sinceramente, ni votará públicamente o en secreto a quien considere indigno o dude de sus capacidades.

– No se obligará a asistir a una reunión en la que quepa esperar una discusión forzada o distorsionada de una cuestión.

– Abandonará inmediatamente cualquier reunión, sesión, conferencia, representación o película en la que el orador mienta, distribuya estupideces ideológicas o propaganda desvergonzada.

– No se suscribirá ni comprará ningún periódico o revista en los que la información sea deformada o donde los hechos principales sean ocultados.”

 

Y una vez más, el escritor reitera que la libertad no es gratis. Hay un costo para ser libres y los resultados no serán inmediatos: “… al principio no será igual para todos. Algunos, al principio, perderán sus empleos. Los jóvenes que quieran vivir en la verdad tendrán, al principio, muchas complicaciones, porque se exigen declaraciones llenas de mentiras, y es necesario elegir.” El cambio tiene un precio y exige coraje. La necesidad y la simultánea carencia de coraje serán uno de los temas sobre los que se ocupará en pocos años más en su famoso discurso de Harvard, refiriéndose más al mundo occidental en esa oportunidad.

 

El punto central y el problema es que si el hombre contemporáneo no está dispuesto a pagar el precio, quizás no merezca la libertad: “si nos amedrentamos, incluso después de haber dado este paso, entonces es que somos inútiles e indignos, y se nos podrá lanzar a la cara el desprecio de Pushkin: “¿Por qué debería tener el ganado los regalos de la libertad? Su herencia, generación tras generación, es el yugo y el látigo”… “no hay ninguna escapatoria para alguien que quiera ser honesto. Todos los días, cualquiera de nosotros tendrá que enfrentarse con al menos una de las situaciones que acabamos de mencionar, incluso si es investigador en la más exacta de las ciencias. Verdad o falsedad: libertad o servidumbre espiritual.”

 

Pero si lo paga, el hombre hará posible que reine la verdadera paz. En el discurso escrito con motivo de la recepción del premio Nobel, Solzhenitsyn expresa su esperanza en este final: “Y, ni bien la mentira sea expulsada, quedará revelada la desnudez de la violencia en toda su fealdad – y la violencia, decrépita, caerá.”

1 Comment

  1. La mentira que con perseverancia han logrado imponer los “jóvenes presuntuosos” en un sector enorme de nuestra sociedad aun no ha llegado a utilizar la violencia de las armas pues se han dado cuenta que pueden lograr su objetivo por otros medios. El mismo autor expresa la causa:
    “El punto central y el problema es que si el hombre contemporáneo no está dispuesto a pagar el precio, quizás no merezca la libertad: “si nos amedrentamos, incluso después de haber dado este paso, entonces es que somos inútiles e indignos, y se nos podrá lanzar a la cara el desprecio de Pushkin”.

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*