Enero | 2012
Logo Justicia y Concordia
Justicia y Concordia

OTRAS NOTICIAS

Con motivo de las declaraciones del Presidente del Tribunal de Casación...
Invitación de la Asociacion a todos los Argentinos
El Cuento del Tio (por Andrea Palomas Alarcon)
Alegato de un Auténtico Militar

Con motivo de las declaraciones del Presidente del Tribunal de Casación, Dr. Pedro David, Nuestra Asociación emite la siguiente declaración:

La Asociación de Abogados por la Justicia y la Concordia ha venido denunciando que este gobierno, por oscuros designios de venganza y afiebrado mesianismo ideológico, ha construido su poder con base en la quiebra del orden jurídico y la siembra permanente de la discordia.

La Presidente de la República, en el inicio de su nuevo mandato, lejos de enviar un mensaje de paz y concordia a la sociedad, no dejó dudas en cuanto a la continuidad de esa política persecutoria, ratificando su empeño para que se aceleren los juicios contra militares y civiles, acusados por delitos calificados de lesa humanidad. Asimismo y en consonancia con ello, el presidente de la Suprema Corte declaró enfáticamente, que “la política de derechos humanos” es política de estado. En este marco, en el que ha desaparecido, el principio de legalidad y con el todos los rudimentos liminares del derecho, como la irretroactividad de la ley penal, cosa juzgada, prescripción y se han violentado las normas básicas del debido proceso, hay mas de 1000 presos políticos y 151 muertos en cautiverio.

Hoy, sin sorprendernos pero con estupor, hemos conocido las declaraciones del Presidente del Tribunal de Casación, quien en cumplimiento al mandato presidencial, dá la orden de “acelerar los juicios por violaciones de derechos humanos”, para terminar antes del 2015.

Con una justicia sumisa no solo quienes están fulminados por la acusación de delitos de “lesa humanidad”, sino cualquier ciudadano, está en libertad condicional, a designio del gobierno.

Mariano Gradin | Alberto Solanet

Secretario | Presidente

Invitación de la Asociación a todos los Argentinos

Declaración

Desde su fundación, la Asociación de Abogados por la Justicia y la Concordia ha venido denunciando que este gobierno, por oscuros designios de venganza y afiebrado mesianismo ideológico, ha construido su poder con base en la quiebra del orden jurídico y la siembra permanente de la discordia.

Hubo quienes pensaron que exagerábamos. Otros creyeron que no se iría más allá de meter en prisión a unos pocos centenares de hombres. Pero hoy son muchos los que se preguntan si no habremos tenido razón cuando advertimos que todos los argentinos habíamos sido puestos en libertad condicional.

En la Argentina no se están violando simplemente las leyes positivas o la misma Constitución nacional. Llevamos años de destrucción de los principios más básicos del Derecho, aquellos sin los cuales la Justicia se vuelve irrealizable y se extingue la amistad política entre los hijos de una misma Patria.

Es notable que los derechos humanos, históricamente invocados como protección de las personas frente al poder del Estado, en nuestro país son usados por el Estado para desconocer las garantías individuales, abriendo la posibilidad de que cualquiera sea víctima de los abusos de quienes detentan el poder.

Ya no hay margen para las vacilaciones. Desde el Estado y desde los medios de comunicación que éste controla, se está diciendo con toda claridad que no hay obstáculos para que ese Estado cercene la libertad o el patrimonio de los argentinos.

Lo que está ocurriendo en la Argentina es de una gravedad inusitada. Ya no es posible continuar ignorándolo. Aunque los negocios de algunos marchen bien.

¿Estamos los argentinos a la altura de los tiempos que nos toca vivir? ¿O la propaganda y el miedo nos han paralizado?

No invitamos a nadie a reflexionar, sino a sumarse, en los objetivos y en las acciones concretas, a quienes nos hemos propuesto recuperar la Justicia y restablecer la Concordia en nuestra doliente Patria.

Buenos Aires, diciembre de 2011.

Mariano Gradin | Alberto Solanet

Secretario | Presidente

El Cuento del Tio (por Andrea Palomas Alarcon)

Director: Carlos Tórtora - Editor: Guillermo Cherashny

Coordinador general: Carlos Manuel Acuña


Desde el otro lado del relato. Por Andrea Palomas Alarcón.

“Sólo Cámpora pudo nombrar a este pelotudo de ministro del Interior”.

El escarmiento. La ofensiva de Perón contra Cámpora y los Montoneros. 1973-1974, Juan B. Yofre

Por Andrea Palomas Alarcón para el Informador Público

La frase es atribuida a Perón respecto del Ministro del Interior de Cámpora, Esteban Justo Righi, (a) el “Bebe”, actual Procurador General de la Nación y jefe de los funcionarios estatales que sobreactúan la vendetta judicial contra los que vencieron al terrorismo subversivo.

Érase una vez, un país en el que la Cenicienta quería ser reina, las abuelitas querían ser lobos y los dinosaurios marchaban torpes, posando más o menos de unicornios.

En ese país artificial, la herramienta de Perón para volver a la Presidencia bien pudo adquirir vida propia, como si un díscolo pararrayos reclamara el control de las noches estrelladas, de las tardes con sol. Un sinsentido.

“El tío” Cámpora preparó el regreso de Perón. Fue elegido por el mismo Perón y desechado de inmediato, consumada la tarea. Desechado, dígase de una vez, de mal modo y con disgusto, sin gratitudes ni diplomas. Despedido por la puerta de atrás. Perón estaba disgustado con Cámpora por sus contactos con la izquierda, su incapacidad para controlar la violencia y porque ya no le servía. Tampoco Cámpora pensó jamás, dígase también, enfrentar a Perón. Cedió sumisamente a su destino de herramienta del regreso de Perón.

Los peronistas culposos, perfilados por Asís, (léase gatopardistas izquierdosos) que usan a Perón para ganar elecciones rescatan el nombre de Cámpora para diferenciarse de Perón. Lo invocan como una suerte de coartada; le apuntan a Perón desde su propia tropa, desde la propia y la vereda de enfrente.

El relato… En esa patria postiza los camporistas se adueñaron del relato que no es otra cosa que el “érase una vez” y el “colorín colorado…”, un cuento. El cuento que es real mientras dure el relato, junto al fogón o en la mullida cama, después de los rezos de los niños.

El relato de diversas formas y colores. El patriótico, el biográfico, el político, el estético. El cuento de El Tío.

El relato narra que miles de “jóvenes idealistas” se alzaron contra una dictadura, en defensa de la democracia, de la proteína en la dieta de los pobres, de los pueblos originarios, del aborto libre, seguro y gratuito, de los derechos de tercera generación que no eran conocidos todavía pero que pronto serán ingresados al relato y habrán estado allí desde siempre.

Continúa con miles de jóvenes masacrados para imponer un modelo, un distinto relato: la economía de mercado. Desaparecidos, violados y violadas, arrojados desde aviones al mar, todavía vivos. Treinta mil.

Si hasta el ministro camporista que concitó el exabrupto de Perón fue un “desaparecido” según el relato.


Inconsistencias del Pensamiento, Único, Oficial

Con el número de CONADEP 4320, Esteban Justo Righi, el “Bebe”, figura desaparecido sin mayores datos de su paso por los centros clandestinos de detención. Será porque, en verdad, marchó rumbo al exilio, a México, en pleno gobierno de Perón (1973) y permaneció allí hasta que en 1983 volvió la democracia. El relato todavía no ideó Centros Clandestinos de Detención en el extranjero.

Hoy, el “Bebe” es el jefe de los fiscales que acusan los delitos de “lesa humanidad”. Antes, había sido el Ministro del Interior bajo cuya cartera se abrieron las cárceles liberando los terroristas que desataron la violencia setentista.

Los listados de la CONADEP comenzaron a confeccionarse en el año 1984, casi al mismo tiempo que el “Bebe” volvía de México. ¿Ignoraba Righi que se encontraba en esas listas? ¿Sus parientes o amigos denunciantes, ignoraban que pasó diez años en México y que volvió en el 84, para enseñar Derecho Penal en la UBA?

En algún punto, el relato se vio cara a cara con la realidad y tuvieron que retocar las listas de “desaparecidos” para evitar una colisión frontal que provocara un cataclismo. Es que la realidad, por poca prensa que disfrute, tiene ese efecto sobre el relato cuando lo choca de frente; lo pulveriza.

De esa forma aparecieron las listas “revisadas” de las que -además del “Bebe”- desaparecieron (valga la redundancia) varios “desaparecidos”: una Ministro de la Corte, un Juez provincial de Buenos Aires, uno de los hijos de Hebe de Bonafini, entre otros.

Sí. Más allá de las leyendas urbanas, que no son otra cosa que relatos, uno de los hijos de Hebe de Bonafini apareció. ¡Aleluya! El hijo de Hebe volvió a casa.

En los listados originales de la CONADEP, Bonafini tenía dos hijos “desaparecidos”, Raúl y Jorge: denuncias Nº 602 y 603. En los listados “revisados” de la CONADEP (revisados veinticinco años después), sólo Raúl permanece “desaparecido”, Jorge ya no figura. Ninguna explicación se ha deslizado pero no existe margen para error, el que figuraba no figura. Fue borrado junto a otros tantos chascos ostentosos.

Antes de que los dramaturgos del relato nos llamen de esas formas chistosas: “apologistas del proceso”; “negacionistas del holocausto”, aclaramos que esto no es más que información oficial.


Jorge Omar Bonafini ya no figura como “Desaparecido”

Sin embargo, Hebe sigue hablando en plural: “sus hijos”. Raúl, resta aparecer, aunque según la denuncia de Schoklender ante el juzgado de Oyarbide, apareció en alguna otra lista menos oficial de un Banco de Asturias, al que se envía dinero desde cierta financiera de la Av. Córdoba. Pero esa... esa es otra historia.

Lo cierto es que Jorge Omar Bonafini ya no figura como “desaparecido”.

Si yo, ciudadana de a pie lo conozco, el periodismo, ¿no lo sabe? ¿Por qué dejaron que Hebe nos mintiera más de veinte años y la desenmascaran ahora, que también le apuntan a los Kirchner? ¿Por qué insisten con la novela de los treinta mil si el número es visiblemente menor y más dudoso?

Ahora el periodismo teme que vengan por ellos, porque los dejaron afuera del relato, en la banquina del cuento del tío. Buscan nuestra simpatía pero... ¿cuándo el periodismo argentino estuvo de nuestro lado? ¿Cuándo nos informó a los ciudadanos con objetividad? ¿Cuándo el periodismo argentino se hizo eco de nuestras preferencias, nuestros miedos, nuestras tendencias de pensamiento, si tañen el parche sólo por los derechos humanos de un sector? ¿Si ignoran el aniversario del crimen de Larrabure o del copamiento del Regimiento de Infantería de Monte? ¿Cuándo el periodismo reflejó nuestro pensamiento si llaman a Fidel presidente y a Videla dictador? ¿Si pintan a Patti como criminal y a Bonasso como ecologista? ¿Cuándo le dieron lugar a los periodistas que reflejan el pensamiento argentino, si el 90% de los periodistas que trabajan en los medios son de izquierda y sólo el 5% del electorado lo es? ¿Por qué si un pobre tipo se defiende en un asalto lo llaman “Justiciero” para que las autoridades tengan que caerle encima? Tampoco hablaron nunca claramente sobre los negocios de Bonafini o de Carlotto, que bien los conocen. Lo hacen ahora cuando que ya sienten que golpean a su puerta.


De Gramsci a Clarín

Los medios periodísticos han seguido durante décadas el mandato gramsciano destruyendo el estilo de vida que los argentinos elegimos como Nación.

Ahora nosotros debemos solidarizarnos con la persecución que el kirchnerato ha emprendido contra ellos. ¿Por qué? Si fueron socios de los Kirchner hasta que el alacrán les picó la espalda.

El periodismo, salvo honrosas excepciones (que han sufrido la persecución mucho antes que los multimedios), nos quiso imponer un falso relato; un relato que ahora viene por ellos.

Este gobierno está decidido a reescribir su pasado de conformistas usureros por uno de héroes de la resistencia, por “juristas” detenidos “varias veces” (Der Spiegel, 3/09/10 ) y, ¿por qué no? Próceres de mármol. Reinventándose como los salvadores del caos del 2001, saben que el argentino teme más al caos que a la tiranía. Todo el que ahora esté contra esta burbuja será un terrorista, un fascista, un nazi, tendrá mal aliento y padecerá de hemorroides.

Saben que el relato es impunidad, es borrar delitos y faltas y atribuírselos a otros. Reescribir el pasado y prometer un futuro imposible, postergable, colgado de un arco iris de utilería, que siempre estará allí mas siempre lejos.

Medios hegemónicos, monopólicos, genocidas, gorilas... bienvenidos a este lado del relato.

Alegato de un Auténtico Militar

5 AÑOS PRESO

Cumplí ya 5 años como prisionero político o perseguido por la Fe. Fe en la Constitución , en el cumplimiento de órdenes superiores y por estar ideológicamente enfrentado al terrorismo (que es el propio Satanás), así lo expresó nuestro Obispo Emérito al proclamar a San HÉCTOR VALDIVIELSO SÁEZ (primer santo argentino), como nuestro patrono.

Nuestro País se encuentra en un clima negativo de tensiones que no aseguran la paz social. Hay hipocresía, fuimos discriminados jurídicamente alterando el derecho (Argentino y mundial) aplicando la retroactividad de la ley penal. Se anularon indultos al punto que los estragos y asesinatos masivos causados por los terroristas son actos no condenables y se fabricó la visión casera de los llamados delitos de lesa humanidad, excluyendo al terrorismo, negando a los militares toda exculpación por el juramento de obediencia debida sin el cual sería imposible actuar y comandar una guerra.

El gobierno constitucional en 1975 ordenó a las FFAA "aniquilar a la guerrilla" firmando esa orden sus máximos dirigentes pertenecientes al mismo partido que hoy nos gobierna y apaña a los subversivos, los destaca como personalidades, los acoge en el gobierno y hasta les paga abundantes indemnizaciones. A la vez nos mantiene detenidos. Somos detenidos, procesados y condenados en un ejercicio de venganza disfrazada de justicia.

Ningún País repudió a su Ejército por lo que le exigieron sus gobiernos. Ni Francia por lo de Argelia, ni Alemania por las matanzas en Rusia, ni Rusia por las masacres de Polonia y Berlín, ni EEUU por Hiroshima. Se pierden energías en la banalidad de las venganzas y en la ilusión de muchos derrotados persistentes que quieren transformar a nuestras FFAA en milicias organizadas con ideas muertas y enterradas. Urge aunarnos en la conquista del futuro inmediato, no se puede engañar a todos todo el tiempo y no se puede humillar a nadie tanto tiempo (ABEL POSSE).

La Argentina va en jet hacia la catástrofe, con FFAA diezmadas con el objeto enconado que ya no tiene que ver con "castigo a los represores", sino en su demolición total. No se trata de olvidar, sino de renunciar a la venganza, en un País que llega a la indefensión nacional para castigar a unas FFAA por hechos sucedidos hace casi cuatro décadas.

No quieren ni justicia ni reconciliación, solo venganza y miedo, miedo a la verdad, a que se sepa que muchos de los desaparecidos reaparecieron para cobrar jugosas indemnizaciones olvidándose de quienes lo defendieron. Es el miedo de muchos jueces, querellantes y fiscales a que se acabe el negocio de juzgar y condenar a los militares, es el miedo de muchos ciudadanos comunes que aplaudieron el golpe como si fuera la llegada del Mesías, de aquellos que decían "por algo será" y pedían degüello para los terroristas y hoy tienen miedo que se los recuerde, es el miedo contagioso e infame que se convierte en moneda de extorsión para jueces, periodistas, políticos, empresarios y ni hablar de los lacayos uniformados que por mantener una ilusión de poder olvidan a sus camaradas hoy presos injustamente. Es el mismo miedo que alimenta la persecución.

El pasado es mirado con un ojo tuerto donde las FFAA recibimos el repudio sentados en el banquillo de los acusados y los terroristas están en el gobierno y son considerados héroes. Hasta hemos escuchado que el fallecido dijo: "Todos somos hijos de Hebe" ... sobran las palabras. ¿Cómo dejar afuera a los que en nombre de la libertad, asesinaron a mansalva? Pareciera que nuestro País hoy prefiere chapotear en un eterno barrizal.

El Estatuto de Roma fue quién tipificó los delitos de lesa humanidad estableciendo que estos pueden ser cometidos tanto por agentes del Estado como por organizaciones. Me pregunto: ¿Eran el ERP, MONTONEROS y otros grupos armados organizaciones, o no? Nuestro País K con su justicia prevaricadora e influenciable lo niega inescrupulosamente.

Fuimos las FFAA, Policiales y de Seguridad quienes arriesgamos nuestras vidas combatiendo contra las organizaciones terroristas armadas, cumpliendo órdenes emanadas del gobierno constitucional. Terminemos con la hipocresía. Se debe reconocer que fueron los terroristas subversivos quienes atacaron en el marco de una guerra revolucionaria, iniciada y elegida por ellos, y que hoy se están manejando impunemente, con un halo de legalidad y esto tarde o temprano terminará afectándonos a todos. Nuestra democracia se está convirtiendo en la fachada virtual de un estado tiránico virtual oculto.

Es necesario reclamar que los jueces ajusten sus fallos a derecho, que respeten la declaración de derechos y garantías de nuestra Constitución Nacional, que terminen de crear jurisprudencia para luego citarla como fuente de derecho con el fin de servir de herramienta al designio del poder político de turno.

Los hoy presos políticos nos sentimos desprotegidos por nuestras Instituciones que nada hacen y aceptan en silencio que a sus hombres nos enrostren delitos inexistentes en el momento de los hechos no respetando el principio de igualdad ante la ley, el principio de inocencia, la cosa juzgada, la irretroactividad ni las prescripciones, todos ellos principios básicos del derecho.

Los magistrados aceptan a testigos comprometidos autodefinidos como testigos de cargo, ignorando la falsedad de sus testimonios y las denuncias orquestadas a más de 34 años de los hechos, como si se tratase de terceros ajenos, sin intereses políticos o económicos, justificando la lucha armada o percibiendo parte de los 1700 millones de dólares de indemnizaciones que ya llevan cobrados.

Reconozco que estos 5 años se me están haciendo pesados, pero me auto impuse seguir mirando hacia arriba. La tristeza mira hacia atrás, la preocupación mira alrededor, la depresión mira hacia abajo, pero la fe mira siempre hacia arriba.

Esto me recuerda algo que leí en un folleto ("Venid a mí") que dice así: Si pones un buitre en un cajón de 2x2 completamente abierto en la parte superior, pese a su habilidad para volar no saldrá de allí, la razón es que el buitre comienza su vuelo desde el suelo con una carrera de 3 a 4 metros , sin ese espacio no intentará volar y quedará prisionero de por vida en esa cárcel sin techo.

El murciélago que vuela por todos lados durante la noche, no puede elevarse desde un lugar a nivel del suelo, en esa celda abierta arriba todo lo que puede hacer es arrastrarse indefenso pero no volará.

La abeja al ser depositada en un recipiente abierto permanecerá allí hasta morir, nunca ve la posibilidad de escapar que existe arriba y persiste en encontrar alguna forma de escape por los laterales cercanos al fondo.

Nosotros en muchas formas somos como el buitre, el murciélago y la abeja. Lidiamos con nuestros problemas y frustraciones sin darnos cuenta que todo lo que tenemos que hacer es ver hacia arriba y El nos dará esperanza. Esa es la gran expectativa que abrigamos todos los creyentes. Cuando tenemos una esperanza, algo que movilice nuestro corazón, podemos tolerar la adversidad del presente. Si no espero nada todo se me hace más pesado y desolador y precisamente, en este momento difícil, viendo tanta injusticia debo creer en la esperanza y me doy cuenta cuales son las cosas valiosas de verdad en la vida y cuáles son los verdaderos amigos.

Para poder vivir y sacar fruto de estos momentos necesito esperanza. Una esperanza qua vaya más allá de decir "ya va a pasar". Debo incrementar mi esperanza en Dios. Este sin dudas, es el camino. Pedirle al Señor que me sostenga en la esperanza, porque el dolor vivido desde la fe es enriquecedor. Lo que cura el hombre no es esquivar el sufrimiento y huir ante el dolor, sino la capacidad de aceptarlo, madurar en el y encontrar en ella un sentido mediante la unión con Cristo. El nos acompaña hasta el fin.

Recuerdo aquí la última estrofa de la marcha de los Presos Políticos que escribió el profesor BARBERA que dice: "Y SI CRISTO NACIÓ CON SU MUERTE Y EN LA LUCHA DEBEMOS MORIR, PREFERIBLE LA CRUZ DEL CALVARIO QUE SIN PATRIA Y SIN DIOS VIVIR"

Eduardo R. Cabanillas

General de División (R)

Preso Político

Tucumán 1650 1º D | C1050AAH Ciudad Autónoma de Buenos Aires TEL | FAX (54 11) 5273-9978 | INFO@justiciayconcordia.org | www.justiciayconcordia.org
Facebook Logo
VISITE LA PÁGINA DE JUSTICIA Y CONCORDIA EN FACEBOOK.

Haga click en el botón para seguirnos.

¿No posee cuenta? Click AQUÍ